Van Gogh: el libro, la película, los calcetines…

félix molina

Vincent van Gogh | su vida, su obra

Para Ofelia, que, entre tantas cosas, me regala Vincent y estos calcetines

Enorgullece, a alguien que se alimenta del arte como del pan o del vino que hacen posibles nuestros días, que un pintor –ahora dicen que impresionista, o expresionista tal vez– esté copando ahora todos los mercados posibles e imposibles: editoriales, cinematográficos, del merchandising o mercadeo, etc; desazona, a alguien que intenta aproximarse al misterio que fue la vida y la obra de Vincent van Gogh, que, después de vender siquiera un cuadro en toda su existencia, otro de sus cuadros (ni siquiera ese) se reproduzca hasta la extenuación en las galerías de un supermercado del bricolaje (que no pudo surtirle cuando intentaba adecentar las paredes de su covacha para impresionar a Gauguin), o en los lineales de una drugstore, apilados como tazas o calcetines (los que no dispuso para…

Ver la entrada original 389 palabras más

Anuncios